De Carne y Verso

Dejadme

Dejadme rozar las estrellas con las manos

si eso es lo que quiero,

dejadme tocar la utopía,

(recorrerla).

 

Dejadme soñar más allá de lo real

para hacer realidad mis sueños,

buscar entre lo ordinario

la belleza que sus ojos no intuyen:

vidas que son mundos,

poesía en los adoquines,

emoción en los semáforos,

dolor tras las nubes.

 

Dejadme ser poeta

aunque no escriba un solo verso,

hablar como poeta,

pensar como poeta,

escupir como poeta,

cantar como poeta…

 

dejadme cantar aunque sea

‘New York, New York’ o ‘Fly me to the Moon’,

incluso ‘My Way’.

Dejadme un escenario y un micrófono,

ser un poco golfo en noches

de humo.

 

Dejadme disfrutar de la Luna llena

en los tejados nevados,

saltar como un gato entre las ventanas,

perseguir la belleza a diario.

 

Dejadme seguir creyendo en el compromiso,

abandonar lo cómodo,

correr, correr, correr,

no estar nunca parado.

Que el tiempo no espera

y no se puede dar tregua al malvado.

 

Dejadme denunciar, retumbar como un trueno,

gritar a lo injusto,

no quedar nunca callado,

avergonzarme del mundo

para transformarlo.

 

Dejadme sentar a la mesa con los

empobrecidos,

dejadme amarlos,

dejadme un fusil de indignación y una palabra de ánimo.

Dejadme luchar a su lado.

 

Dejadme sentirme pueblo, saberme pueblo,

llamarme pueblo,

no ser nunca rico,

ni empresario,

ni indolente,

ni broker,

ni trepa,

ni previsor,

ni pepero,

ni interesado.

Dejadme mirar a las clases altas

con el desdén del menosprecio,

creer en la Revolución

que empieza desde abajo

y salta al cielo.

 

Dejadme renegar de lo rentable,

huir del dinero,

conformarme con los besos, con los horizontes, con

el amor,

con tu amor,

con lo que no se invierte en bolsa

ni da beneficios de hielo.

 

Dejadme también, reír, jugar, ser un niño,

ser cigarra con mi cítara,

disfrazarme de payaso en el Metro,

buscar lo esencial en lo sencillo.

 

Dejadme ser pirata,

(cojo, con ron. Feo).

Dejadme ser el capitán de mi velero,

vivir mil aventuras

y surcar mares de versos,

descubrir tierras ignotas,

sortear peligros y amenazas

y responder con bravura al miedo.

 

Dejadme, por fin, desnudar un cuerpo amado,

dejadme acariciarlo, observarlo, explorarlo.

Dejadme tumbarme a su lado “con sábanas,

sin sábanas. Da igual.”

Dejadme descubrir el sentido

del hueco de mis manos

y reconocerme en unos labios,

aunque haga frío, cada mañana.

 

Y vosotros

científicos, ingenieros, diseñadores de

verdades

que no me interesan ni me conmueven,

de una realidad

de ceros y unos donde no caben mis sueños,

gente empírica, gente de buen vivir,

yernos perfectos,

nomencladores de

enfermedades,

precauciones

y bacterias.

 

Vosotros,

planificadores de familias comunes,

hijos de la gomina y de palm en mano,

habitantes de chalets en la Sierra,

solidarios de telemaratón,

dueños de perros con jerseys y spa.

 

Vosotros

desgobernantes del Norte,

tiranos del Sur, regidores de la muerte

y el destino,

dueños de nada, ladrones de todo.

 

Vosotros

comerciantes del Sol, del

aire,

del agua,

vendedores de progreso y felicidad por entregas,

filósofos de la tecnología sedentaria,

jugadores en la ruleta rusa

del neocapitalismo.

 

Vosotros banqueros.

 

Vosotros,

practicantes, abstemios,

administrativos, obispos enlutados, contables, matasueños…

Todos vosotros,

realistas a ras del suelo,

todos vosotros,

 

dejadme

en

paz.

 

Dejadme rozar las estrellas con las manos

si eso es lo que quiero,

dejadme tocar la utopía,

(recorrerla).

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

¡Nuevo libro de el Mundo de Mañana ya a la venta!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.654 seguidores

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: