Actualidad, Bitácora

La paz, Honduras y 18 frases de Thoreau sobre desobediencia civil para una revolución madura

Uno de los personajes que me traje en la mochila hondureña fue, paradójicamente, el Mahatma Gandhi. Su frase “no hay camino para la paz, la paz es el camino” presidía, junto a su retrato y el de Monseñor Romero, uno de los muros de Paso a Paso, el centro juvenil para chavos y chavas con ganas de soñar y saberse especiales donde tanto aprendí, disfruté y viví junto a mis amigos Silvia y a Óscar. El mero hecho de invocar el nombre del personaje convertido en icono del pacifismo y la no violencia en uno de los sectores más peligrosos de la ciudad que hace pocos días ha recibido el más que dudoso honor de ser la  más violenta del mundo, por encima ya de Ciudad Juárez, era y es en sí mismo un acto cotidiano de heroísmo. Así, sintiéndome interpelado por la mirada que refugiaban los lentes redondos, devoré la biografía del líder independentista de India.

Una de mis aficiones desde el bachillerato consiste en investigar qué era lo que leyeron los personajes que admiro de las más diversas disciplinas para convertirse en lo que luego fueron. Qué versos inspiraron a tal poeta, qué ideas trastocaron a aquel filósofo, qué novela puso en pie al héroe… En algunos casos, si el personaje me fascina especialmente o siento que hizo las cosas como deben hacerse, me adentro en sus lecturas con el ánimo de que se me contagie algo que me ayude a hacer de este mundo ese otro en el que creo. Tras leer, de manera providencial, algunos capítulos de ‘El Reino de Dios está en vosotros’, de Lev Tolstoi, y a la espera de conseguir un ejemplar decente del ‘Baghavad gita’, anoche me terminé ‘Sobre el deber de la desobediencia civil’ de Henry D. Thoreau, tres de los libros que marcaron definitivamente y para siempre la lucha y la vida del Mahatma Gandhi.

No he podido evitar, tras mi lectura con nocturnidad y alevosía, rescatar algunas frases del libro y compartirlas con vosotros y vosotras, no sea más que por recordármelas a mí mismo y lanzarme a ponerlas en práctica. Son 18, las mismas que años hacen falta para ser considerado mayor de edad, en espera de que sirvan de abono para una revolución madura. Que las disfruten:

1.- “¿Debe el ciudadano someter su conciencia al legislador por un solo instante, aunque sea en la mínima medida? Entonces, ¿para qué tiene el hombre su conciencia? Yo creo que debiéramos ser hombres primero y ciudadanos después. Lo deseable no es cultivar el respeto por la ley, sino por la justicia. La única obligación que tengo derecho a asumir es la de hacer en cada momento lo que crea justo.”

2.- “Unos pocos, como los héroes, los patriotas, los mártires, los reformadores en un sentido amplio y los hombres sirven al Estado además con sus conciencias y, por lo tanto, las más de las veces se enfrentan a él y, a menudo, se les trata como enemigos.”

3.- “Todos los hombres reconocen el derecho a la Revolución, es decir, el derecho a negar su lealtad y oponerse al gobierno cuando su tiranía o su ineficacia sean desmesurados e insoportables.”

4.- “(…)cuando una sexta parte de la población de un país que se ha comprometido a ser refugio de la libertad está esclavizada, y toda una nación es agredida y conquistada injustamente por un ejército extranjero y sometida a ley marcial, creo que ha llegado el momento de que los hombres honrados se subleven y rebelen.”

5.- “Si le he quitado injustamente la tabla al hombre que se ahoga, debo devolvérsela aunque me ahogue yo.”

6.- “Por cada hombre virtuoso, hay novecientos noventa y nueve que alardean de serlo.”

7.- “Incluso votar por lo justo es no hacer nada por ello. Es tan sólo expresar débilmente el deseo de que la justicia debiera prevalecer.”

8.- “Si me entrego a otros fines y consideraciones, antes de dedicarme a ellos, debo, como mínimo, asegurarme de que no estoy pisando a otros hombres.”

9.- “Al soldado que se niega a luchar en una guerra injusta le aplauden aquellos que aceptan mantener al gobierno injusto que la libra.”

10.- “¿Cómo puede estar satisfecho un hombre por el mero hecho de tener una opinión y quedarse tranquilo con ella? ¿Puede haber alguna tranquilidad en ello si lo que opina es que está ofendido?”

11.- “Un hombre con más razón que sus conciudadanos ya constituye una mayoría de uno.”

12.- “Estoy seguro de que si mil, si cien, si diez hombres que pudiese nombrar, si solamente diez hombres honrados, incluso si un solo hombre honrado en este Estado de Massachussets, dejase en libertad a sus esclavos y rompiera su asociación con el gobierno nacional y fuera por ello encerrado en la cárcel del condado, esto significaría la abolición de la esclavitud en América.”

13.- “La reforma cuenta con docenas de periódicos a su favor, pero ni con un solo hombre.”

14.- “bajo un gobierno que encarcela a alguien injustamente, el lugar que debe ocupar el justo es también la prisión.”

15.- “Si las alternativas son encerrar a los justos en prisión o renunciar a la guerra y a la esclavitud, el Estado no dudará de cuál elegir. Si mil hombres dejaran de pagar sus impuestos este año, tal medida no sería ni violenta ni cruel, mientras que si los pagan, se capacita al Estado para cometer actos de violencia y derramar la sangre de los inocentes. Esta es la definición de una revolución pacífica, si tal es posible.”

16.- “(…)aquellos que afirman la justicia más limpia y, por tanto, los más peligrosos para un Estado corrompido, no suelen haber dedicado mucho tiempo a acumular riquezas.”

17.- “Pero los ricos (y no se trata de comparaciones odiosas) están siempre vendidos a la institución que les hace ricos. Hablando en términos absolutos, a mayor riqueza, menor virtud; porque el dinero vincula al hombre con sus bienes y le permite conseguirlos y, desde luego, la obtención de ese dinero no constituye en sí mismo una gran virtud. El dinero acalla muchas preguntas que de otra manera tendría que contestar, mientras que la única nueva que se le plantea es la difícil pero superflua de cómo gastarlo.”

18.- “Decía Confucio: Si un Estado se gobierna siguiendo los dictados de la razón, la miseria y la pobreza provocan la vergüenza; si un Estado no se gobierna siguiendo la razón, las riquezas y los honores provocan la vergüenza.”

Y en mi cabeza, los CIEs, las detenciones arbitrarias, la violencia de los antidisturbios contra manifestaciones pacíficas, el príncipe Felipe sentándose a la mesa de los que matan campesinos y golpean al pueblo en Honduras…

Anuncios

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.654 seguidores

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: