Pedro Jota

Esta etiqueta está asociada a 3 entradas

Encuesta de la semana: ¿Qué más tiene que hacer Mariano para que salgamos a la calle a pedir su dimisión?

OnetoMdM

En la imagen, el periodista Pepe Oneto haciendo clara referencia a las exclusivas de el Mundo de Mañana.

Cada vez quedan menos dudas. Primero fueron las fotocopias de los dichosos papeles de Bárcenas, más tarde los originales acompañados de la charla de cuatro horas con Pedro Jota, ahora los pantallazos de los SMS (eshe eme eshe) entre Mariano Rajoy y el ex tesorero. La cosa está a punto de estallar, en cualquier otro país con un mínimo de decencia ya habría habido unas cuantas dimisiones y, para colmo y desgracia de Mariano, no hay fútbol. Sin embargo, con todo, un inquietante silencio apático recorre las calles de nuestra geografía y no parece haber rastro de concentraciones numerosas frente a las afrentas que estamos viviendo en estos días.

Con su habitual ánimo investigador, el Mundo de Mañana bucea en la encuesta de esta semana en los posibles motivos que hacen que la gente todavía no haya tomado las calles para exigir la dimisión inmediata de Rajoy y la convocatoria de elecciones anticipadas. Quizá no sea más que una estrategia… pero es una estrategia que no entendemos. Es por esto que nos preguntamos: “¿Qué más tiene que hacer Mariano para que salgamos a la calle a exigir su dimisión?”

¡Voten, voten! ¡En esta ocasión, debido al choteo general reinante, pueden elegir más de una opción!

Veinte toques al balón por una carrera. Contrastes y luchas.

1013980_506385679435079_2015090715_n

Genial montaje de mi amigo Javier Fernández digno de ser propuesto como nueva enseña nacional.

Bajo por Preciados después de una agradable tarde en la que he tenido tiempo de atosigarme a libros en La Central y disfrutar de un jugo imbebestible que sabía a verduras. El Sol, especialmente naranja, hace algunos minutos que se ha escondido pero aún nos regala algo de su luz. Es la hora en la que los mirlos cantan y las tiendas en rebajas dan por perdido el día. Casi llegando a Sol, te encuentro. Estás bajo los focos ya encendidos de los falsos soportales de el Corte Inglés. Llevas un pantalón corto negro de algodón y una camiseta blanca de verano de esas que terminan sus hombros y cuello en una suerte de puntilla gruesa que permite ver la piel. Tu melena rubia rizada está recogida en una coleta para evitar el sudor, sudor que empapa tu frente blanca camino de tu cara sonrosada del esfuerzo. En tu boca, una sonrisa imperturbable de alegría, de concentración y quien sabe si también de vergüenza, de timidez ante la exposición pública. Con todo, lo que llama la atención de ti, lo que hace que me fije en tu figura, es que estás dando toques con las rodillas a un balón. Algunos viandantes se detienen para observar tu peculiar ejercicio formando un fugaz círculo que pronto se deshace ante la falta de espectacularidad. Tú no dejas de sonreír. Ahí la tienen, una chica dando toques a un balón de fútbol en mitad de Preciados. Madrid es una ciudad increíble en la que cabe de todo.

Te observo sin detenerme. Estoy a punto de pasar de largo en mi recorrido hacia Sol hasta que mi curiosidad me lleva a fijarme en el cartel que acompaña a la bolsa de tela rosa en la que algunas personas han dejado monedas. No puede ser. No puede ser. Me detengo. Te miro, ahora sí, fijamente, con admiración. Admiro cada toque al balón, cada caída de la pelota, cada recogida y vuelta a empezar. ¿Cuántas horas llevarás así? ¿Cuánto has recaudado ya? ¿Cuántos años debes tener, veinte, veintiuno? Es imposible que sus padres lo sepan. Imposible. Con el alma encogida, un evidente nudo en la garganta y maldiciendo internamente a esta España del infierno me acerco a dejarte unas monedas, las que llevo. Intento sonreírte cuando mi mano pasa al lado del cartel que anuncia tu objetivo: “Pido para estudiar”. En tu intento de darme las gracias, se te escapa el balón y casi me das en la cabeza agachada sobre el suelo. Te disculpas llevándote la mano a la boca. Nos reímos. Te deseo suerte. Sigo caminando hacia Sol, con la cabeza llena de voces y aguantando una lágrima mientras los mirlos dan paso al ruido de la noche madrileña.

A la par, horas después, mientras pienso cómo voy a escribir esto en el blog, se destapa la exclusiva bomba de Pedro Jota. Nuestro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy Brey, el notario de Pontevedra, ese que no estaba en política para enriquecerse, recibió aproximadamente 42.000 euros cada año en sobresueldos mientras fue ministro de José María Aznar. Mientras fue ministro, entre otras cosas, de Educación y Cultura. Para muchos hoy la noticia va montada en un pony y toma Lacasitos. Para mí, sin embargo, tiene el rostro de una joven dando toques a un balón para lograr su futuro que, quién sabe, quizá llegue a tener algo que ver con el nuestro.

Aviso a nuestros lectores: No tenemos nada que ver con esta promoción.

Me envía mi gran amigo Alberto Cecilia una fotografía de una promoción que ha hecho saltar todas las alarmas. Desde ‘el Mundo de Mañana’ desmentimos cualquier tipo de relación tanto con esta oferta como con el diario que regenta con mayor o menor fortuna el ínclito PedroJota. Les dejo con la imagen para aclarar el entuerto…

Está uno como para ir dando cupones de descuento… 😉

Y, aprovechando, ¡feliz día a todas las mamás!

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a 3.655 seguidores más

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

A %d blogueros les gusta esto: