De Carne y Verso

Clausura olímpica

Ahora que parece que clausuran

estos largos juegos de verano

ha llegado la hora de evaluar

los esfuerzos de nuestro único representante.

La falta de entrenamiento

en los últimos cuatro años

ha podido ser la clave

del estropicio en el medallero.

Pasamos a ver la clasificación:

 

Marcamos un claro récord mundial en el arriesgado

Tiempo Sin Hablarnos ni Vernos,

práctica en la que el combinado nacional

competía por primera vez.

 

El segundo récord mundial, debido esta vez sí

a la relativa experiencia en esta categoría,

fue para el Lanzamiento y Recepción de Esperanzas Inciertas.

(Las nuevas tecnologías han marcado

un antes y un después

en lo que a esta disciplina se refiere).

 

En la modalidad por parejas se consiguió un nuevo récord

en la esforzada, casi titánica, disciplina olímpica del

Tiempo sin Hacer el Amor Contigo,

superando así de largo las anteriores marcas.

(Nuestro representante ganó el Oro,

primero para el combinado nacional,

en la modalidad individual de esta categoría).

 

Los diplomas llegaron, ambos dos,

para el deporte que ha entrado a formar parte este año

de los Juegos Olímpicos.

Así, nos llevamos a casa el papel en

Nostalgia y Rabia por la Gente que se Besuquea en el Templo

de Debod mientras Contempla una Puesta de Sol.

El segundo, en la categoría de pesos pesados de esta misma disciplina,

fue por K.O. técnico a causa de un golpe en las entrañas

debido a una cinta de animación infantil (puto Wall-e).

A pesar de que los entrenadores apelaron las lágrimas

vertidas en la sala de proyecciones, al final

se escapó el Bronce.

 

Como estaba previsto, se han escapado también este agosto que acaba

las medallas en las categorías de Besos, Abrazos, Cogerse de la Mano

y Sentirse Completo a Tu Lado.

 

Factores que han influido para tan decepcionante palmarés

han podido ser el calor, la soledad, el entrenamiento en Honduras

y una inesperada queratitis que forzó,

en el último momento,

dos de los récords mundiales logrados.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Clausura olímpica

  1. Me encanta. Yo siempre fui Eric Moussanbani tratando de llegar al otro lado de la piscina eterna (olímpica, la llaman), llevando el honor de mi familia y mi Pueblo que está fuera del Oro y la Plata, que está por encima de los altares numerados. Que está en cada sorbo de agua que trago y no me ahoga. Un beso, pirata. Felicidades.

    Publicado por Anónimo | 9 enero, 2012, 13:34

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

¡Nuevo libro de el Mundo de Mañana ya a la venta!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.654 seguidores

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: