Salón de invitados

Esta categoría contiene 11 entradas

Salón de Invitados: Hoy, Javier Maroto.

564328_10151140486087974_1367512608_n

Javier Maroto actuando en el Campo de la Cebada. // Foto: Fernando Cetrangolo

Continuamos con este espacio semanal que tantas satisfacciones está generando para el Mundo de Mañana y sus lectores. En esta ocasión, contamos en nuestro Salón de Invitados con la generosidad, la pluma ágil y la genialidad de Javier Maroto, músico y cantautor. Como es de la casa, ha entrado hasta la cocina, se ha servido de unas cervezas que ha traído y un puñado de panchitos y, mientras se hacían las pizzas, ha vuelto al salón para, en dos frases y tres ideas, cambiar el mundo y revolucionar la noche.

Javier Maroto se ha pateado los escenarios de todo el país y de parte del mundo llevando sus canciones hasta aquella persona que ha querido prestarle oídos y corazón. Con dos discos al hombro, ‘Luz’ y ‘Al revés’, Maroto ha demostrado ser todo un trabajador de la poesía, un artesano de las melodías, un proletario del arte, capaz de generar atmósferas únicas y un universo poético personal inconfundible e inspirador. Su próximo disco, que con toda probabilidad será grabado este verano, dará muestra una vez más de esa manera suya tan especial y detallista de hacer canciones, algo así como si estuviese construyendo un juguete a veces delicado y a veces rotundo. Los que queráis saber más de él, tenéis la suerte de que hace unas semanas se ha estrenado en spotify y podéis escuchar sus dos anteriores trabajos. Quizá ahí veáis que, desde sus inicios en El Retiro hasta sus éxitos en salas como Clamores o la Sol, Javier Maroto, con sus letras y su música, es un maestro componiendo pero, muy especialmente, en el arte de vivir viendo.

Esto es lo que nos ha contado en nuestro Salón de Invitados:

 

Desayuno / preparar desayunos

Me ducho, me visto / preparar duchas, ayudarles a vestirse.

Salgo para clase / acompañarles al cole / voy a trabajar /

Como / comemos

Vuelta a clase / vuelta al cole / vuelta al curro

Hora de salida, una caña con los colegas tal vez / a casa pitando a recogerles de la clase de fútbol

Estudio o curioseo el facebook, no sé…/ deberes y a preparar cenas

Un libro, una frikada en youtube y a dormir / lávate los dientes y a dormir que ya es tarde

 

Desayuno / preparar desayunos

Me ducho, me visto / preparar duchas, ayudarles a vestirse.

Salgo para clase, qué suerte que hoy no empiezo hasta las 10 / acompañarles al cole / voy a trabajar, a ver qué nueva chorrada me pide hoy el mamón de mi jefe /

Como / comemos

Vuelta a clase, qué coñazo / vuelta al cole / vuelta al curro, por Dios que sean ya las 18h

Hora de salida, hoy paso, me piro a casa / pitando a recogerles de la clase de inglés

Qué tarde més tonta se ha quedao no?/ deberes y a preparar cenas

Mi serie favorita, un colacao y a dormir / lávate los dientes…esta noche no hay tiempo para cuentecitos!

 

Desayuno / preparar desayunos

Me ducho, me visto / preparar duchas, ayudarles a vestirse.

Llego tarde a clase, mierda de metro / acompañarles al cole / voy a trabajar, mierda de atasco

Mal-como / hoy ni tiempo para comer

Paso, me voy al parque con Laura / vuelta al cole / vuelta al curro, no si ya verás como hoy no salgo de aquí hasta las 21h

Vienes a casa y la continuamos allí? / rápido que tenemos hora con el dentista…madre mía, de dónde saco yo ahora para el dentista?

Si quieres te puedes quedar a dormir…/ es que ese profesor no sabe más que mandar deberes? Cenas

Ni serie, ni facebook, ni colacao, ni dormir… / pero aún estáis despiertos? Jesús, que cruz!

……………..

……………..

……………..

……………..

Y si en vez de tan de cerca – tan de minuto a minuto, tan de hora en hora – miráramos un poquito desde arriba, a vuelo de pájaro, a vista de nube.

Y si en vez de recordar la agenda de hoy, de mañana o de pasado volviéramos el recuerdo a la memoria del corazón, a la de cuando éramos niños, cuando decíamos aquello de “yo de grande voy a ser…”

El tiempo, la vida feroz, que se escapa como agua entre las manos, es vida de muy distintas maneras: con crisis  -claro -, con trabajo – por supuesto -, con dolor – evidentemente -. Pero también existe la vida que buscamos. La utopía no es sino el truco de los poderosos para que no escapemos de nuestro trabajo-esclavitud.

Son muchas las señales que nos hacen entender que somos protagonistas de EL CAMBIO.

No es una crisis-terror, es una crisis-cambio.

Por primera vez y gracias en parte a esa genialidad de la comunicación llamada Internet, sabemos que nos engañan,

que no es que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades, es que aprovecharon para robar todo lo robable mientras creíamos ser felices,

que no es que no quede otra que flexibilizar el mercado laboral para ver la luz en el 2014, sino que están convencidos de que ahora o nunca es el momento perfecto para hacernos creer que tenemos que perder todos nuestros derechos laborales.

Que existen otras maneras de vivir y consumir, más comunitarias, más participativas, más redistributivas de la riqueza y menos agresivas con el planeta (¡ojito con la basura tecnológica generada por cambiar de móvil cada 6 meses!)

Que existe otra manera de educar, con menos contenidos, con más experiencias, con menos exámenes y más asambleas y sin religión en las aulas de una santa vez.

Que ellos son cuatro ricachones, viejos y viejas de corazón que perdieron su niñez tras un puñado de euros; y nosotros millares, legiones de hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas, abuelas y abuelos, de cualquier condición, credo y lengua. Mandamos nosotros y no ellos por tanto.

Vamos a hacerlo. Vamos a ver el cambio. Es ahora. Es la historia que nos recuerda que no nos puede ganar la rutina, ni el trabajo, ni las complicaciones diarias.

Y qué suerte en definitiva, qué suerte caray, que nos ha tocado a nosotr@s ser la generación que hará más felices a las generaciones venideras.

-Javier Maroto-

Anuncios

Salón de Invitados. Hoy, Antonio Sieira, presidente del partido Por Un Mundo + Justo.

antonio

Antonio Sieira dando un mitin en Matadero Madrid // Foto: Thomas Cristofoletti

Tras el increíble estreno de la semana pasada, vuelve a su cita semanal el Salón de Invitados de el Mundo de Mañana. Hoy abre sus puertas a otro buen amigo, Antonio Sieira, presidente del partido Por Un Mundo + Justo (M+J). Sin duda su testimonio tiene mucho que aportar a esta página y sus palabras le resultarán muy interesantes e iluminadoras a más de uno. Conozco a Antonio desde hace ya más de cinco años, momento en que empecé a formar parte de ese sueño revolucionario de un partido enfocado exclusivamente a los más desfavorecidos. Desde entonces no ha habido conversación o momento compartido en el que no me haya sorprendido con su particular forma de ver las cosas y entender el mundo que nos rodea.

Este niño grande de aspiraciones profundas y atemporales tuvo un sueño cuando cumplía sus treinta y pocos que transformó su proyecto personal y el de todos los que se le acercaron. Tras mucho tiempo de lucha desde la plataforma ‘0’7 ya!’, acampadas en el Paseo del Prado incluidas, pensó que había llegado la hora de que las reivindicaciones de las ONG y los movimientos sociales dieran el salto a la política para poner, sobre la mesa donde se toman las decisiones, los derechos de los pueblos del Sur. Una plataforma que permitiera recuperar su voz a aquellos que sufren en primera persona unas políticas por las que nunca han votado ni han podido votar. Hoy, diez años después del nacimiento de ese sueño, con una estructura sólida, un equipo de personas impecable y varias elecciones a sus espaldas, estas son sus palabras:

A los que venís asistiendo a los últimos acontecimientos, no os sorprenderé si os digo que, cuando uno toma perspectiva, y se aleja del estrés del trabajo, del ruido de la tele, del fúbol, de los anuncios, etc., se da cuenta de que no sólo estamos viviendo una época de cambios, sino un auténtico CAMBIO DE ÉPOCA.

Cuando era pequeño, y me contaban lo de los niños de África, yo simplemente quería ayudar. Un poco como en la cadena de favores: uno ayuda a tres, esos tres a otros tres (y ya son nueve), y así sucesivamente.

Ahora que soy mayor, me doy cuenta de que paliar el hambre es la punta del iceberg, y que el mundo, nuestro mundo, es un sitio COMPLEJO, donde coexiste el uso que hacemos de nuestra cuenta corriente, del ordenador o de la nevera con las heridas abiertas por la guerra del Congo, un conflicto generado por el ansia de control de los recursos naturales. Coexiste la exaltación del fútbol con la corrupción política y con la indiferencia por los más débiles. Coexisten los banquetes con las depresiones .

En definitiva, el mundo es complejo, y TODO ESTÁ RELACIONADO. Pero ya hemos dado un primer paso si hemos llegado hasta aquí: somos CONSCIENTES.

Ya lo sabemos. Ya estamos dando pasos. Se incrementa la protesta por la injusticia en la calle. Se consolidan los medios de comunicación alternativa. Ahorramos agua, reciclamos la basura… Somos conscientes en medio de este cambio de época.

Y en este marco histórico y social, casi 10 años antes de que naciera el 15-M, pero 20 años después del auge de las ONGs o 30 años después del inicio de nuestra democracia… y también miles de años después desde que la pobreza se globalizara, NACE EL PARTIDO POR UN MUNDO MÁS JUSTO.

Como partido político, trabajamos desde las estructuras, injustas muchas veces, para transformarlas conforme a nuestra misión. Porque creemos que la pobreza y la desigualdad son los principales retos que tiene nuestra Humanidad hoy en día. Deberíamos, como nos dijo Pedro Casaldáliga, SER EL PARTIDO DE TODA LA HUMANIDAD, CONSCIENTE Y CORRESPONSABLE.

Estamos, en definitiva, llamados a producir ese CAMBIO DE ORDEN.

Pero no es fácil. Decía Maquiavelo que “no hay nada más difícil de emprender, más peligroso de llevar a cabo y con menos garantías de éxito, que tomar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden de cosas, porque la innovación tiene como enemigos a todos aquéllos que se beneficiaron de las condiciones antiguas.”

Sin embargo, la experiencia de estos casi 10 años en política nos hace pensar que no somos de esos que tiran la toalla, que se desesperan, que se rinden ante esta empresa tan complicada. Somos un partido que apuesta tozudamente y a contra corriente por:

· la Justicia Universal

· la equidad

· la coherencia

· el compromiso

· la verdadera austeridad

· el rigor y

· la seriedad

Ya sabéis todo eso. Por eso estamos llamados A SUSCITAR ESPERANZA:

· A nosotros mismos, en la medida en que nos identificamos con el proyecto y lo incorporamos a nuestras vidas

· A nuestro entorno cercano

· En medio de las situaciones más difíciles. Debemos promover este nuevo orden posible con y desde los empobrecidos.

· A los responsables de cambiar las estructuras, haciéndoles “pupa” con nuestros votos y cargos electos…

Quiero terminar citando a Nasredin Hodja, un personaje mítico del siglo XIII, que nos devuelve nuestra mirada hacia lo que nos preocupa hoy aquí, un problema histórico y global:

“Nasredin Hodja pasó un día frente a un huerto y no pudo resistir la tentación de entrar y llenar su morral de higos, manzanas y jugosas naranjas. El dueño lo sorprendió en esa tarea y le preguntó:

· ¿Qué haces aquí?

· Pues la tormenta de anoche – respondió Hodja – me trajo por los aires

· ¿Y toda esa fruta?

· Se cayó cuando me quise sujetar a las ramas al llegar por los aires…

· ¿Y cómo llegó la fruta al suelo del morral?

· Pues… en eso mismo estaba pensando -contestó Hodja-. ¿Por qué no lo pensamos juntos?”

Pues eso. Os invito a que PENSEMOS JUNTOS, DISFRUTEMOS DE LA GENTE, DE LOS DEBATES Y CONTINUEMOS APOYÁNDONOS unos a otros, porque el reto es global, histórico y difícil, pero TODOS JUNT@S VAMOS A CONSEGUIR, en nosotros y en nuestro entorno, en las situaciones difíciles y en los responsables de la estructura, SUSCITAR LA ESPERANZA EN UN NUEVO ORDEN POSIBLE.

-Antonio Sieira-

Estrenamos el Salón de Invitados: Hoy, Álvaro Fraile.

6

Hoy el Mundo de Mañana vive un motivo de celebración doble. El primero de todos es que por fin estrenamos la ansiada sección del Salón de Invitados, unas de las que más van a dar que hablar en esta segunda temporada de la página. Estrenar algo siempre hace ilusión y, cuando es algo compartido, en lo que van a participar varias personas y con lo que vamos a poder jugar todos, mucho más. A partir de hoy y cada miércoles llegará puntualmente una firma distinta a esta página a hablarnos de aquello que más le apetezca. Distintas personalidades de los más distintos ámbitos se acercarán a el Mundo de Mañana para ofrecernos una cara distinta a la que nos tengan acostumbrados. En esta casa de todos, al fin, el salón abre sus puertas para charlar y sorprender.

El segundo motivo de celebración es, sin duda, la persona que estrena esta sección. Muchos ya lo habíais adivinado por las pistas que dejé anoche en el facebook. No es ni más ni menos que el gran Álvaro Fraile. Álvaro, aparte de un grandísimo amigo mío desde años incontables, es un brillante músico,un poeta de lo cotidiano y un pensador que hace de los horizontes sencillez y que ahora mismo está arrasando con su último proyecto ‘Sol.Fe.Ando’. Es uno de esos seres humanos generosos y únicos que tienen la habilidad de componer las canciones que, sin saberlo, llevábamos dentro desde siempre. Tengo el privilegio de contarle entre mis amigos y, desde hoy, entre los amigos de el Mundo de Mañana. Lo mejor es que os acerquéis a cualquiera de sus conciertos en cualquier punto de la geografía española o que compréis alguno de sus discos para saber de lo que hablo. Para ponéroslo más fácil, os dejo un enlace a su página personal aquí.

Pero, sin más rollos, que hoy le toca hablar a otros, os dejo, bajo este vídeo de uno de sus últimos temas, las palabras que nos regala Álvaro Fraile para inaugurar este Salón de Invitados de el Mundo de Mañana. ¡Qué emoción! ¡Que lo disfruten!

ME PERDÍA, YA NO.

Yo creo en un Dios… que me guía, me aconseja. Si me desvío, me reconduce. Me habla, le rezo, le reprocho incluso la culpa de haberme perdido por caminos que no llevan a ningún lugar.

Yo creo en este Dios, porque me suelo perder, me pierdo siempre… Si me retas soy capaz de perderme hasta en los sitios que mejor conozco.

No necesito pensar, ni decidir por dónde ir, ni volverme loco discerniendo qué camino será el bueno… yo le digo… “llévame” y Él me conduce por senderos de paz… por el camino recto.

Atrás quedó en mí el instinto de supervivencia…

Atrás quedó el instinto de orientación que llevaba al boyscout que todos tenemos dentro a observar, sobrevivir, interesarse y recorrer el mundo como si se tratase de una gymkana.

Atrás quedó el callejear sin rumbo, improvisando…

Atrás quedó también contemplar los ricos parajes que la vida te ofrece y que siempre están escondidos en algún rincón que uno encuentra por casualidad.

Atrás quedó el tiempo al tiempo.

Atrás quedó el preguntar por dónde ir, por dónde tirar… y buscar luz en alguna plegaria anticuada de diálogos que sólo confunden más y que se convierten tantas veces en súplicas.

Antes andaba sin metas, decidiendo mis pasos sobre la marcha… porque el fin no era el lugar al que uno quiere llegar sino el hecho de caminarlo. ¡Qué de tiempo perdido! Pudiendo llegar a mi objetivo en tiempo record.

Este Dios mío me alienta con voz suave, diría yo… aterciopelada… y me sugiere en imperativo cual debe ser el siguiente paso que debo dar. ¡Es tan maravilloso vaciar la cabeza de uno! … dejarse llevar… no pensar por uno mismo…

Este Dios mío nunca se equivoca. Me equivoco yo. Él, siempre me redirige.

En los tiempos de la incredulidad… donde cualquier autoridad es cuestionada y cuestionable: política, religiosa, ética,… cuando nadie nos creemos nada y dudamos del vecino y del amigo… conozco un Dios en quien puedes depositar tu fe más profunda.

Yo me perdía siempre. Ya no. Me he instalado un GPS en el móvil.

Vivo irremediablemente más agilipollado. Me pierdo el camino, pero no me pierdo en el camino.

Y llego puntual y exacto a cada lugar. Por el Camino Rápido. Por el Camino Recto. ¡Sí señor!

¡Oh Dios Navegador!

Oráculo del TomTom.

Por GPS, Nuestro Señor.

Amén.

Nota importante: el GPS no es apto para personas con capacidad de sorpresa, improvisadores, vividores de esos que sueñan cosas elevadas, ni aventureros. Tampoco es recomendable para quienes vivan sin prisa, ni para quienes prefieran caminar a llegar.

-Álvaro Fraile-

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.653 seguidores

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: