Ayuntamiento de Madrid

Esta etiqueta está asociada a 4 entradas

Tiran abajo El Gallinero. Qué dolor… Qué vergüenza…

IMG-20130618-WA0004

Una imagen que lo dice todo. Casi un icono. Una vez más, el Ayuntamiento de Madrid, protegido por una impunidad vergonzosa y armado como un ejército con su cuerpo de Power Rangers municipales, se salta los Derechos Humanos fundamentales y derriba viviendas en El Gallinero. Viviendas y todo lo que pilla a su paso. El muro en el que tradicionalmente se pintaba el mensaje de esperanza con motivo del Día de los Niños y las Niñas, también ha caído. Un muro en el que este año, muy significativamente, se había escrito el lema “Tenemos un plan”, lema con el que los voluntarios llevamos reivindicando desde el mes de septiembre pasado un plan alternativo para la gente de El Gallinero. Hoy el muro ha caído y, con él, Ana Botella pareciera estar diciéndonos “y vuestro plan, también”.

En total, con la información con la que cuento en este momento, han derribado nueve viviendas, han movido el barracón que servía de aula de apoyo escolar, han tirado el muro y han aplastado el templo que esta misma semana habían terminado de construir los vecinos de El Gallinero. Sí, han derribado un templo. Por segunda vez en menos de medio año. La Ana Botella de misa diaria que mañana comulgará de rodillas y en la boca, ha derribado un templo. Un peligrosísimo templo. Qué desolación…

De alguna de las viviendas han tenido que sacar a los habitantes por la fuerza, ya que han llegado tan temprano que seguían durmiendo. De hecho, los niños no han podido ir al colegio ya que las máquinas y el despliegue policial han llegado mucho antes que las rutas escolares y luego no ha podido salir nadie del poblado. Los niños, como se pueden imaginar, aterrorizados. Sus caras, un poema. De las nueve viviendas derribadas, se quedan en la calle, sin techo, 20 menores y 14 adultos. 34 personas que hoy dormirán al raso en el Madrid olímpico de 2020. La alternativa, tú niño español, que has nacido en Madrid, pero eres tan pobre como tus padres, te vas a tener que ir a Rumanía, a pesar de tu nacionalidad y origen, resulta que tus padres son de allí y para los miserables es lo que que toca.

Qué desolación. Qué dolor. Qué vergüenza.

Ampliaré a lo largo del día, cuando no me mueva la bilis.

Anuncios

Otra mañana de derribos y abuso de poder en El Gallinero.

No eran las ocho de la mañana de este martes día 9 cuando, con toda la parafernalia habitual, decenas de agentes de la policía municipal rodeaban El Gallinero. La intención, una vez más, era la de derribar un número indeterminado de viviendas y, con ellas, las esperanzas de integración para las familias correspondientes. Aunque en este caso la notificación previa aseguraba que se desmantelarían únicamente ocho chabolas vacías (en principio iban a ser seis), lo cierto es que finalmente se han tirado abajo diez viviendas, dos de ellas ocupadas, el templo que los vecinos utilizaban para el culto y un espacio de ocio.

La acción del Ayuntamiento, que como viene siendo habitual se ha realizado sin las necesarias órdenes de desalojo y vulnerando los derechos básicos de los vecinos de El Gallinero, ha estado marcada por una inadmisible prepotencia y por un evidente abuso de poder por parte de los funcionarios municipales. Muchos niños se han quedado sin ir al colegio debido a que la llegada de los agentes ha coincidido con la de los autobuses escolares. Así, en medio del poblado, han podido ser testigos involuntarios de los derribos de sus viviendas, del cerco policial pertrechado con los habituales cascos, escudos, porras e incluso pistolas y del reguero de escombros, zanjas y destrucción que las palas excavadoras han ido dejando a su paso.

Entre los casos de más flagrante falta de derechos que han acontecido a lo largo de la mañana, se encuentran los de dos viviendas que, teniendo a sus ocupantes dentro de la misma, han sido notificados del derribo in situ sin tiempo para poder sacar afuera sus pocos enseres. Así mismo, en una muestra más de incomprensión y absurdo, han optado también por derribar la cocina de una de las chabolas dejando el resto en pie en una decisión sin mayor sentido que el de intimidar y hacer una innecesaria demostración de poder.

Sin embargo, dentro de la profunda indignación e impotencia que han generado los derribos, también merece la pena destacar algunas luces. Luces como las que han aportado para los vecinos los casi cuarenta voluntarios que se han desplazado hasta El Gallinero para intentar paralizar el desalojo de las viviendas. Ganando en previsión a los agentes, una hora antes de la llegada de estos, se encontraban bajo el cielo todavía estrellado colgando las pancartas que denunciaban lo que minutos después iba a acontecer. Este tiempo extra ha sido vital para coordinar a los que hasta allí se habían desplazado madrugón mediante y ubicarles dentro de las chabolas para mediar con la policía e intentar evitar el destrozo. Se ha conseguido hasta en dos ocasiones. También se ha aprovechado para colocar en cada una de las puertas de las viviendas de El Gallinero los derechos fundamentales que les asisten, para conocimiento de los agentes. Papeles estos que han sido arrancados con furia por Julio César Santos, viejo conocido del poblado y ejecutor de los derribos. Con todo, la mayor luz de todas las que cabe destacar ha sido la actitud pacífica en todo momento de los habitantes de El Gallinero, a pesar de tener que ver con sus ojos impotentes cómo una vez más desmantelaban sus esperanzas y sus sueños de una vida mejor en nuestra ciudad. Una actitud que vuelve a demostrar la exagerada e innecesaria presencia policial que suponen estos dispositivos, caros para el contribuyente y aterradores para los más vulnerables del poblado.

Por la tarde, cuando todo había terminado, cuando el ruido de las dos palas excavadoras y de los furgones de policía había cesado, cuando ya no quedaba ninguno de los múltiples medios de comunicación que se han aproximado para cubrir la ignominia, algunos niños reflexionaban serios. “Dios se va a enfadar mucho con los policías, porque no sólo han tirado las casas de los gitanos, sino que han tirado abajo la casa de Dios y estamos tristes”.

*Pendiente de completar en los próximos días con imágenes y testimonios. Texto de urgencia.

Tenemos un plan para El Gallinero. De la marginalización a la ciudadanía.

Este es el cartel que nos invita al acto, con nuestro amigo Abel en primer término. FOTO/Rodrigo Vázquez

Este jueves 19 será un día especial para las esperanzas y las luchas de los vecinos del poblado chabolista de El Gallinero. Tras los pasados derribos de algunas infraviviendas y las amenazas de seguir haciéndolo en un plazo inmediato hasta eliminar ese asentamiento humano, las personas que llevan años trabajando con este pueblo y acompañándolo se han decidido a elaborar un plan alternativo. Este “plan B”, que lleva por nombre ‘De la marginalización a la ciudadanía’, se presentará en La Casa Encendida con la intención de convocar a todos los agentes implicados y, entre todos, buscar y asumir soluciones reales al problema.

La propuesta que se lanzará lleva funcionando con éxito en muchos lugares del mundo y ofrece una oportunidad a la gente de El Gallinero para que pueda tomar las riendas de su vida. Lo único que necesitan, en el fondo, es nuestra confianza. Se trata de un proyecto de proconstrucción, de viviendas semilla, mediante el cual se capacita a la población beneficiaria para que ella misma sea la que construya, siguiendo un plan urbanístico, sus propias viviendas y su propio entorno. Al final de todo el proceso consiguen una vivienda (digna) y un oficio y, para los escépticos, aparte de todo esto existen subvenciones a nivel europeo destinadas a la comunidad rom que no se están tocando y que harían que el coste del proyecto para nuestras arcas fuese ínfimo.

Que exista un lugar como El Gallinero a 12 kilómetros de la Puerta del Sol es un síntoma del fracaso de nuestra sociedad, es por eso que nos implica y nos interpela como vecinos de un pueblo que, como saben los seguidores de este blog, quiere luchar por salir adelante. Al acto estamos convocados todos los que sintamos que este problema exige una solución razonada y, sobre todo, que respete los Derechos Humanos. Esto incluirá a la alcaldesa y los concejales del Ayuntamiento de Madrid, entre otros muchos agentes sociales que ojalá acudan (ya van confirmando). Si veis que os mueve, allí nos vemos.

También quiero anunciar a los seguidores de este ‘el Mundo de Mañana’ que en la presentación del jueves de La Casa Encendida se hará el estreno oficial del documental ‘Luces de El Gallinero’, producido por la gente de Drakkar y dirigido por un servidor, que ya os mostráramos hace unos meses.

Por si alguien está interesado en saber algo más, os dejo con esta entrevista que me hicieron el otro día en La Casa Encendida a este respecto. La podéis escuchar pinchando aquí.

Luces de El Gallinero, un poblado chabolista a 12 km de la Puerta del Sol.

No ha pasado ni una semana desde que terminamos de rodar el vídeo que hoy queremos presentaros y, la realidad de la que habla, ya ha cobrado una actualidad muy distinta a la que desearíamos. Ayer mismo, con el habitual despliegue policial digno de una zona de guerra, los habitantes del poblado chabolista de El Gallinero recibieron las notificaciones que les informaban de que, en menos de un mes, el Ayuntamiento de Madrid procedería a derribar sus viviendas. Menos de treinta días para que este asentamiento en el que llevan trabajando diferentes agentes sociales a lo largo de siete años con resultados soprendentemente positivos simplemente desaparezca. El trabajo y el esfuerzo de todo un pueblo será, si nadie lo impide, arrastrado por la pala de las excavadoras.

El Gallinero es, como decimos, un poblado chabolista en el que resulta sencillo ver a niñas recogiendo agua de una fuente en grandes bidones para llevarla hasta sus casas, menores jugando descalzos, adultos que no saben leer ni escribir que ven cómo su descendencia empieza a ir por primera vez al cole y otras realidades a las que nos tienen acostumbrados los reportajes sobre los países en vías de desarrollo. El único matiz, que no es para nada trivial, reside en que este poblado está ubicado a escasos 12 kilómetros de la Puerta del Sol y no en algún continente lejano. Son nuestros vecinos. Una realidad de marginación entre los propios marginados (les echaron incluso de la Cañada Real) que evidencia que nuestra sociedad no funciona. El Gallinero, y las medidas que pretende llevar a cabo el consistorio con estivalidad y alevosía, son el fracaso de nuestro sistema.

Abel y Ardet como ayudantes durante el rodaje.

Sin embargo, entre toda la miseria que de un simple vistazo puede observar cualquiera que se acerque hasta este barrio de no más de medio millar de habitantes, existen semillas de esperanza que demuestran que merece la pena apostar por esta gente. Luces brillantes que alumbran, si uno se deja, a todos los prejuicios que recaen sobre el colectivo gitano rumano. Niños y niñas que luchan por su futuro y sus ilusiones sin dejar de ser niños. Niños y niñas que son héroes sin rostro luchando contra su propia circunstancia y a los que ‘el Mundo de Mañana’ ha querido poner cara y nombre. Es por eso que nos lanzamos a realizar y ahora presentamos a todos nuestros seguidores este vídeo que se atreve a sacar lo que nadie antes ha sacado de un poblado chabolista: la esperanza. En este segundo trabajo audivisual de ‘el Mundo de Mañana’ producido con un cariño y una profesionalidad impecables por la gente de Drakkar, presentamos una cara de la realidad que es tan cierta como la que habitualmente nos muestran.

No me cansaré de decir que la mayor denuncia es comunicar la esperanza. Es muy difícil implicarse con aquello que vemos insalvable o que sólo nos envía mensajes de ofuscación e impotencia. Tal vez muchos de ustedes, después de escuchar a Abel Jordan, el joven protagonista del vídeo, entiendan como yo pude entender que esta realidad nos toca, y mucho. Que ese niño no puede vivir así. Menos a doce kilómetros de nuestra casa. Si es el caso, si esto les toca algo, los voluntarios que trabajan codo a codo con este pueblo nos pedirán ayuda para impedir la injusticia de un derribo inminente.

Les presento, en fin, un reportaje que lleva mucho trabajo detrás pero también mucho de lo que susurraba el corazón, tanto del que suscribe como del de la gente de Drakkar, mientras rodábamos. Como advertimos en los créditos del final, todas las respuestas de Abel son espontáneas. No hay nada retocado ni manipulado. A mí, después de verlo las mil millones de veces que conlleva un montaje, me sigue emocionando. Ojalá seamos capaces de responder al llamado que nos hace como vecinos suyos.

NOTA: Merece la pena verlo a pantalla completa. Gana.

¡Hazte con el libro ‘Cuaderno de Bitácora’ de el Mundo de Mañana!

La cita del mes

"No hay nada más poderoso en el mundo que una idea a la que le ha llegado su tiempo".

-Víctor Hugo-

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.654 seguidores

Este blog funciona bajo licencia Creative Commons

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: